Categorías
My Blog

Cuatro tipos de pendientes con los que potenciar tu vestido de fiesta

Los pendientes son indiscutiblemente uno de los accesorios más importantes en el outfit de una mujer. Correctamente elegidos, pueden realzar los atributos del rostro, destacar un buen peinado y, desde luego, potenciar el vestido de fiesta. Pero, si no se hace la elección adecuada, pueden derivar en efectos absolutamente contrarios, arruinando por completo cualquier atuendo. 

Por ejemplo, los más atrevidos y llamativos, suelen ser signo de una personalidad audaz, mientras los más pequeños son propios de mujeres más tímidas. Asimismo, se encuentran aretes de estilo divertido, formal o elegante, siempre aportando un toque femenino y estético. 

Muy particularmente en relación al vestido, le acompaña y combina armoniosamente, resaltando el diseño del vestido. Por tal razón, no será lo mismo escoger pendientes para un vestido de corto y estampado, que para uno de gala. 

Por otra parte, se debe considerar que mucho han evolucionado los pendientes con el paso de los años. Así, hoy en día son muchos entre los cuales elegir, desde aretes minimalistas de tamaño escaso, aretes medianos, y aretes de gran tamaño y muy extravagantes. 

Es importante, entonces, saber jugar con cada uno de estos para favorecer el vestido y reflejar un estilo propio. Esto, sin olvidar otras consideraciones como la forma del rostro y la naturaleza de la ocasión.

Por tal razón, a fin de dar con los pendientes que favorezcan de mejor manera con  el vestido de fiesta, podemos encontrar lo mejores para cada ocasión.

Aretes minimalistas

En primera instancia, es necesario tener en consideración todos aquel vestido que por su corte, color o estilo en general, sean excesivamente vistoso. Si bien, estos pueden resultar muy bonitos, también pueden saturar cualquier atuendo fácilmente. Por ello, se debe buscar un balance adecuado, que mantenga el nivel de impacto, pero sin recargar el conjunto en general.

En este sentido, la mejor alternativa son los aretes minimalistas, estos son pequeños y modestos. Aún así añaden un toque de brillo, gracias a sus incrustaciones en piedras preciosas y baños de oro, según la elección. 

Perlas y broqueles con circonias

Los pendientes con detalles clásicos como las perlas son el accesorio perfecto para vestidos de con escotes en forma de corazón. Adicionalmente, son particularmente femeninos y elegantes. También aquellos de pequeño tamaño con piedras preciosas o circonitas, en formas circulares o rectangulares. 

Este tipo de pendiente va bien con los rostros redondos, cuadrados o en forma de diamante. No obstante, si el vestido tiene otros detalles añadidos alrededor del escote, conviene cambiar los pendientes pequeños por unos largos.

Además, siguiendo los consejos del apartado anterior, conviene mirar detenidamente el nivel de brillo y colorido del vestido. Esto, a fin de optar por aquellos pendientes más pequeños y minimalistas. Por suerte, en términos de perlas y circonitas se pueden encontrar desde los más minimalistas hasta los más llamativos

Pendientes con formas geométricas

Este es el tipo de pendiente indicado específicamente para los vestidos con escote en V. Aunque esto puede variar hacia algunos formas, largos y tamaños en concreto, según otros detalles del vestido. Sin embargo, si se considera un vestido medianamente largo, entonces lo más acertado será un pendiente geométrico de longitud media. 

Por ejemplo, los longitudinales brillantes pueden ser una interesante y bella alternativa. En el caso de un vestido de estilo más formal, entonces se puede optar por pendientes de tamaño pequeño o mediano con incrustaciones en piedras preciosas o circonitas. Mientras que para vestidos minimalistas, se recomiendan pendientes en figuras clásicas.

Los pendientes con formas geométricas, son además la alternativa conveniente si se tiene facciones redondas u ovaladas.

Pendientes largos y delicados

En la actualidad, es normal el uso de prendas de vestir dinámicas y expresivas que muestran al mundo la personalidad de quien las luce. Esto, a su vez, supone modas eclécticas y difíciles de combinar, debido a que no pueden encasillarse en un estilo en particular.

Para estos casos, los pendientes largos y delicados son la solución, ya que pueden conseguirse en variedad de estilos diferentes. Desde los más formales y elegantes hasta los más modernos y bohemios. Además, pese a mostrarse sencillos y sobrios, pueden ser también bastante extravagantes.
En cuanto, a la fisonomía del rostro, lucen bien en todos los tipos de rostros con excepción de los cuadrados, respetando siempre las demás consideraciones.