Categorías
My Blog

El estilo casual está en decadencia, vuelven los hombres elegantes

Las más recientes pasarelas del mundo, dan cuenta de que podría estar muy cerca el fin del streetwear. Toca decir adiós a las sudaderas y chandals, para recibir en su lugar a prendas de un estilo mucho más elegante, cuidado y sobrio. Si bien, es algo que desde hace un tiempo se viene consagrando, la última colección de Balenciaga, marca líder del estilo de calle, ha dado la estocada final al fin de toda una era. 

Asimismo, los buscadores revelan que la tendencia ha llegado a las compras de los españoles, quienes en definitiva desean un estilo más distinguido. No obstante, no es un cambio de blanco a negro que deje fuera cualquier rastro de la calle en el vestir del hombre español. 

Pero, indiscutiblemente, se puede percibir el cambio hacia un nivel superior de sastrería y arquitectura de cada pieza que evoca a los grandes modistos de otros tiempos. Se trata así, de la evolución natural de la moda, que ha llegado a un punto de equilibrio entre la exquisitez de las firmas más lujosas y el peso de la calle. 

Un concepto renovado

La moda, de acuerdo con los expertos, es una reacción a las realidades que se viven. Así, los nuevos conceptos en torno a la sastrería y el buen vestir, viene como una respuesta a diversos aspectos. En primer lugar, el streetwear ha llegado a su punto máximo, a lo cual le ha seguido un declive. Esto, exige por tanto, un cambio al cual la industria ha respondido con mayor elegancia, y las masas han aceptado.

Por otra parte, es una forma de rebelarse contra la muchas y constantes crisis que se viven en la actualidad (económicas, cambio climático, Derechos Humanos, conflictos internacionales). El mensaje detrás de esta nueva tendencia es: pese a todo, “estamos bien”. Además, se pretende la reivindicación del ejecutivo, anteriormente amoral. Hoy encarnados en una generación con conciencia y trajes renovados.

A todo esto se suma un creciente interés en el mundo de la moda, que favorece esta transición, encabezada por el público joven. Por tanto, se acaba la epoca de vestir como un adolescente, que bastante ha durado, y se esperan con grandes expectativas nuevas tendencias de mayor sobriedad. 

Sin embargo, esto no significa que se vestirá de la misma forma en que lo hacían las generaciones anteriores. No es el mismo traje que usaban nuestros padres. El componente estético es otro, la nueva moda trae un traje actual, a la medida de quienes lo usarán. Acorde a sus ideas y estilos de vida. 

Muchas veces rozando el streetwear, incorporando su soltura pero que ya da los primeros pasos hacia una estética pulida, similar a la de los años 60 y 70. Además, permanece la preferencia por las marcas elegantes pero adaptadas a los gustos actuales. Así, destacan prendas clásicas como trajes y blazers pero reinventados en colores, cortes y materiales poco tradicionales. 

Elegante, practico y comodo

Aunado a la mezcla estética entre lo clásico y lo actual, el regreso de los hombres elegantes se caracteriza por ser una tendencia cómoda y práctica. Así, destacan las piezas fáciles de poner e incluso de combinar. De esta manera, no sólo aportan comodidad, sino que los menos entendidos pueden sacar partido a las distintas prendas. 

En este sentido, no sólo las casas de sastrería tradicional forman parte de esta nueva tendencia. Surgen otros representantes, algo inesperados, como Virgil Abloh, conocido rey del jean y la sudadera. Entre este tipo de exponentes se encuentran alternativas más amables con el inexperto público joven que pasa del chándal al traje. 

Se pueden encontrar, entonces, trajes con chaquetas que, sin alterar los códigos de la sastrería, muestran líneas más relajadas. Así, se evidencia un estilo similar al de algunas prendas casuales pero manteniendo elementos como los hombros marcados o los colores y estampados tradicionales. 

¿Qué esperar de la moda masculina en 2020?

Con la vista puesta en la nueva temporada, se harán menos comunes las telas coloridas y llenas de estampados, al menos por la temporada invernal. Así, llega la sobriedad al armario, dando paso a looks urbanos pero elegantes con importantes toques de estilos clásicos y atemporales. 

Así, en el lado más urbano se pueden mencionar las americanas, trench, las cazadoras de piel, chalecos e incluso modelos bómber. Mientras que en el otro extremo, el elegante, están los trajes de sastre, los blazers y los abrigos

Además, las camisas tendrán un lugar muy protagonista, resaltando originales modelos con cuellos y puños diferentes o con botones decorativos. Aunque esto no deja de lado a la camisa blanca que nunca debe faltar. En cuanto a los colores, el caqui, las tonalidades beige y los colores neutros como el marrón, verde, azul marino, serán los grandes favoritos.