Categorías
My Blog

Productos necesarios para el cuidado de tu barba

La barba es ese rasgo masculino por excelencia que ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, ya sea para proteger los rostros de los aventureros nómadas en sus largas travesías, o como símbolo de estatus e importancia en las culturas más desarrolladas. 

En la actualidad, existen infinidad de formas de llevar barba, ya sea rizada, recortada, peinada con volumen, con un largo de 2 o 3 días  y hasta teñida de los colores más llamativos. Cada hombre tiene una idea diferente del tipo de barba que le puede quedar bien y en algún momento de sus vidas experimentan e imaginan cuál es su opción más correcta.

Llevarla es una elección personal, pero su cuidado tiene que ser parte importante del aseo y acondicionamiento del hombre que la porta.

Gracias a los constantes avances en la cosmética actual, ahora es mucho más sencillo cuidarlas, y por eso nos vamos a referir a los productos básicos y necesarios para su tratamiento diario.

Podemos nombrar una gran variedad de productos, y es que continuamente aparece algo nuevo, pero vamos a centrarnos en lo que tradicionalmente perdura a lo largo del tiempo, como los  aliados básicos del cuidado de nuestras barbas.

Máquina de afeitar

Sabemos que antes no eran automáticas, pero a lo largo de la historia hubo múltiples diseños que funcionaban muy bien. Se podría decir que es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos del tema, ya que es  algo sencillo y que da buenos resultados, siendo eficaz para la tarea diaria y mantener la piel suave.


Es necesario investigar bien a la hora de elegir la más adecuada para nuestro uso personal, ya que existen múltiples modelos de máquinas de afeitar en el mercado. Además debemos estar informados que se diferencian por ofrecer cabezales giratorios y móviles, peines para recortar, baterías de larga duración y otras muchas más cosas.

El cepillo y el peine

Éstos son otros de los utensilios más utilizados por los barbudos, puesto que con el transcurso de los días va creciendo hasta convertirse en una barba rebelde, y si no la llevamos a nuestro gusto, llega un momento en que parece que toma vida propia.

Podemos encontrarlos de diversos tamaños y características, ya que los cepillos y peines colaboran con el mantenimiento diario. Cuando utilizas correctamente el cepillo masajeas la zona de nacimiento de cada pelo de la barba, mientras que el peine tiene como objetivo desenredar y acicalar de la raíz hasta las puntas, lo que también ayuda a moldear y a mantener la simetría en el recortado.

Champú para barba 

Es un producto que adquiere una gran importancia, además los hay de diferentes fórmulas y aromas, y son ideales para mantener el PH correcto en esta zona del rostro, teniendo en cuenta que no es el mismo que el del cuero cabelludo de la cabeza y por lo tanto no se debe utilizar el mismo producto para ambas partes. 

Acondicionador

De la mano del champú siempre viene el acondicionador, y esta no podía ser la excepción, y al igual que en en la cabeza, si se quiere tener una barba sedosa y atractiva hay que utilizarlo a diario, ya que aporta flexibilidad e hidratación constante.

Aceites y oleos

Una buena tonicidad capilar es indispensable para que no se dañe la estructura del vello facial, por eso también recomendamos el uso frecuente de aceites especiales para barbas. Por lo general, estos aceites son fabricados a base de extractos de plantas con propiedades con grandes beneficios para conservar la elasticidad de la estructura de éstas.

Bálsamo o cera

Para completar el tratamiento diario no nos puede faltar un buen bálsamo, que en su mayoría contienen cera de abejas, óleos y mantecas en una proporción justa, combinado con resinas y extractos aromáticos. Esto nos aporta hidratación y nos permite una manipulación suave para personalizar nuestro estilo hasta con el más mínimo detalle.

Hablamos de tantos cuidados artesanales en una época en que todo viene preparado, pero si quieres lucir una atractiva barba, no olvides adoptar hábitos, además del lavado diario, como el uso de la utilización de los productos y artículos que mencionamos anteriormente cada dos días. Así se pueden obtener los resultados deseados.