Categorías
My Blog

Sufro de dermatitis atópica ¿cómo puedo solucionarla?


La mayoría de las personas han experimentado picor en la piel o sequedad en algún momento de su vida. Pero para las personas que sufren los síntomas de la dermatitis atópica, lidiar con la piel seca e irritada puede alcanzar un nivel completamente nuevo.

La dermatitis atópica o eccema es el término utilizado para describir un grupo de afecciones cutáneas crónicas que hacen que la piel se enrojezca, provoque picor y se inflame. La afección ocurre cuando hay una disfunción en la barrera cutánea que hace que la capa superior de la piel no pueda retener adecuadamente la humedad o bloquearse contra elementos como irritantes, bacterias, alérgenos y virus.

Las personas con esta patología también pueden tener un sistema inmunológico hiperactivo, que produce inflamación (en forma de irritación de la piel) cuando entra en contacto con un desencadenante, como un alérgeno, ciertos tipos de tejidos o incluso estrés emocional.

No está del todo claro por qué algunas personas desarrollan este tipo de dermatitis, aunque parece ser hereditario. También es común entre las personas que tienen asma o alergias, según lo afirman diversos estudios. Por lo general, también comienza a una edad muy temprana, pero puede desarrollarse en cualquier momento.

Lamentablemente es una condición que no tiene cura y siempre acompañará a quien la padece, aunque en su fase de remisión parezca curada, pues no presenta síntomas. No obstante, para que esto siga así y evitar entrar en la fase de brote, es importante que sigas los siguientes consejos.

Recomendaciones generales

Evita el uso de jabones que contengan alcohol, perfumes, tintes u otros químicos. Solo jabones neutros o específicos para pieles sensibles. De la misma manera, cualquier detergente o producto de limpieza debe ser natural y siempre utilizar guantes.

Evita la ropa realizada con materiales sintéticos, ásperos o muy ajustados, pues pueden causar irritación. En su lugar utiliza texturas suaves y naturales.

Los ambientes contaminados o llenos de suciedad, polvo, humo de tabaco pueden causar irritación en la piel atópica, así como la exposición al calor y la sudoración.

La alimentación también es muy importante, pues hay comidas que pueden provocar brotes. Sin embargo esto varía de persona a persona y por eso debes fijarte cuales son los que debes quitar de tu dieta.

La piel atópica es un tanto enemiga del agua, por lo tanto las duchas largas no son recomendables. Estas deben ser rápidas y con agua tibia. No obstante, otra opción es llenar la bañera y espolvorearla con bicarbonato de sodio o avena molida sin cocinar y tomar un baño de unos 10 minutos. A la hora de secarte, nunca frotes o te rasques con la toalla, sécate aplicando suaves palmadas.

El estrés y los trastornos emocionales son disparadores de un brote o el origen mismo de la enfermedad. Reconocer el problema, identificar el origen y tratarlo puede ser determinante para mejorar la calidad de vida.

Tratamientos cosméticos disponibles

Si bien la enfermedad no tiene cura, los tratamientos cosméticos tienen la finalidad de mejorar la calidad de vida del paciente protegiendo la piel para evitar los brotes y aliviar la inflamación.

Como la barrera cutánea no cumple su función de manera correcta, las cremas hidratantes con antiinflamatorio tienen la finalidad de mantener esa función protectora, evitando la exposición, la penetración de alérgenos ambientales o microbiológicos. Es por eso que el uso, al menos una vez al día, de estos productos para pieles atópicas es imprescindible para evitar los brotes y mejorar la calidad de vida.

Tratamientos médicos

En caso de brotes agudos, los médicos pueden recomendar el uso de cremas con corticosteroides para controlar el picor o cremas con antibióticos en caso de que sea necesario combatir una infección de la piel. También existen medicamentos orales a base de prednisona muy eficaces para aliviar la sintomatología y estabilizar el cuadro.

Para quienes presenten lesiones generalizadas causadas por un brote y necesiten un tratamiento eficaz e intensivo, se pueden utilizar vendajes húmedos con corticoesteroides de uso tópico.