Categorías
Hombres

Hombres: cómo cuidarse la piel de la cara

En la actualidad, no solo las mujeres se preocupan por las cuestiones estéticas. Los hombres también buscan mantenerse jóvenes, en especial en lo que se refiere a mejorar el aspecto de la piel, evitar las arrugas, así como conseguir una piel más tersa y suave. 

La práctica de los cuidados estéticos por parte de los hombres tiene cada vez más adeptos y es por eso que las firmas de cosmética se lanzan al mercado con productos de belleza exclusivos para hombres.

El objetivo es sencillo: tener una piel que luzca saludable y joven para que nuestra apariencia sea menor a la que corresponde a la edad real. Pero para lograrlo debes cuidarla de forma adecuada y por eso te traemos estos consejos para que pongas en práctica.

Establece una rutina de cuidados

Si quieres una piel perfecta, deberás tomarte unos minutos tanto por la mañana como a la noche para darle los cuidados que merece. Debes establecer una rutina y mantenerla, solo así podrás obtener los resultados que deseas.

Lo más básico y esencial es limpiarse la cara. Al levantarte límpiate la cara y repite el proceso antes de acostarte. Es recomendable utilizar agua micelar. Esta simple acción asegura que quites toda la suciedad que se pueda haber depositado en la piel, como grasa, sudor, polvo y  toxinas del aire, despejando los poros y evitando la aparición de espinillas.

Después de limpiarte, utiliza una crema hidratante con un humectante que restaure la capa protectora de la piel y así evitar que las toxinas entren en los poros. Por la noche es recomendable utilizar una crema específica para ese momento del día, pues son más espesas y vienen con nutrientes adicionales que ayudan a la reparación y regeneración celular, evitando el envejecimiento.

Exfolia tu piel periódicamente

Es recomendable que, al menos dos veces a la semana exfolies tu piel con una crema específica o con algún exfoliante casero. La exfoliación consiste en un proceso de abrasión mediante el cual se eliminan las células muertas de la piel favoreciendo el proceso natural de regeneración cutánea.

El afeitado

Dentro del ritual de cuidado de la piel, el afeitado es parte del proceso y por eso debes hacerlo con una espuma que contenga nutrientes que se adhieran a la piel y el pelo para lograr un afeitado suave.

Después del afeitado aplica un bálsamo, gel o emulsión refrescante para proteger la piel de la irritación y dejarla con una sensación fresca e hidratada.

Cuida la piel de tus ojos

Los primeros signos de envejecimiento suelen aparecer en la piel que rodea a los ojos. Esto se debe a que la piel de esta zona es más delicada que la del resto del rostro, es mucho más fina y más baja en elastina y colágeno. Es por eso que te recomendamos utilizar una crema o contornos para ojos. Su uso diario previene la aparición de patas de gallo, evita la hinchazón y la aparición de ojeras y bolsas.

Utiliza mascarilla

Una rutina facial completa incluye el uso de mascarilla, al menos 2 veces a la semana, ya que nos garantiza un mayor control de las grasas y las impurezas que se adhieren al rostro. Utiliza mascarilla de carbón o arcilla con la piel limpia y afeitada. Déjala actuar al menos 15 minutos. Una vez pasado este tiempo, retírala con un paño humedecido de agua templada.

Cuida tus hábitos

No hay tratamiento que haga efecto si tus hábitos de vida no son los adecuados. La piel refleja la manera en la que vivimos. Es por eso que es de suma importancia dormir la cantidad de horas necesarias, al menos 7 u 8 para que las células de la piel puedan regenerarse.

Bebe mucha agua, pues mantenerse hidratado asegura un buen funcionamiento de todas las funciones corporales y elimina las toxinas del cuerpo, mejorando el aspecto de la piel.
Cuida tu alimentación, evitando el exceso de grasas y carbohidratos, ya que resecan la piel y obstruyen los poros. Asegurate de hacer una dieta variada rica en frutas, vegetales y proteínas que nos aseguran las vitaminas, minerales y aminoácidos vitales para el correcto funcionamiento del cuerpo.